Mazda Cosmo Sport 110S (1967-1972), el primer coche con motor rotativo de dos rotores

Para comprender los evolucionados motores rotativos de los actuales Mazda, hay que remontarse a principios de los años 60, momento en el que empezó la fase inicial del desarrollo del motor rotativo de la marca nipona.

Mazda Cosmo Sport 110S (1967-1972)

En aquella época Mazda diseñó e investigó tres tipos de motores rotativos, con dos, tres y cuatro rotores. La versión monorrotor, de la que NSU había construido prototipos, funcionaba con suavidad a altas revoluciones pero tendía a resultar inestable en la franja de bajas revoluciones, con altos niveles de vibración y entrega de par insuficiente. La causa de ello se debía a que los motores de un solo rotor tienen una única etapa de combustión por cada revolución del eje de salida, lo que resulta en una alta conversión de par, siendo ésta una característica fundamental de este formato de motor. Mazda decidió entonces desarrollar un motor de dos rotores, en el que se esperaba que las fluctuaciones de par se situasen en el mismo nivel que en los motores de movimiento alternativo de 6 cilindros.

Mazda Cosmo Sport 110S (1967-1972)

El primer motor de pruebas de dos rotores, que fue el tipo L8A (con un desplazamiento de 399 cc en cada cámara) ya era un diseño original de Mazda y se montó en el prototipo de un deportivo diseñado específicamente pensando en el motor rotativo. Aquel prototipo se denominó L402A y fue un antecesor del Cosmo Sport. 

En diciembre de 1964 se diseñó otro motor de pruebas de dos rotores, el tipo 3820, con dos cámaras de 491 cc. Este modelo no tardaría en evolucionar hacia el L10A, un modelo experimental para producción en cadena. Se construyeron 60 unidades de este motor, que se montaron en otros tantos prototipos del Cosmo Sport. A continuación, los prototipos recorrieron 600.000 kilómetros por todo Japón, y Mazda recopiló datos críticos imprescindibles para poner a punto el modelo de producción de serie. Una vez en producción, la denominación L10A del prototipo se convirtió también en la designación de modelo del Cosmo Sport de 1968.

Mazda era consciente del enorme potencial del motor rotativo, hizo importantes inversiones en máquina herramienta de importación e inició los ensayos de producción de motores rotativos multirrotor, incluidas versiones de tres y cuatro rotores. Los prototipos fabricados se montaron en un concept deportivo diseñado para motores medianos, el Mazda R16A. Se hicieron pruebas de conducción en el circuito de pruebas de alta velocidad de Miyoshi, que se completaron en 1965. Este circuito era el más avanzado de Asia en su época.

 

Mazda Cosmo Sport, el primer coche con motor rotativo de dos rotores del mundo

Mazda Cosmo Sport 110S (1967-1972)
 

El 30 de mayo de 1967 Mazda puso a la venta el primer coche del mundo impulsado por un motor rotativo de dos rotores: el Cosmo Sport.

El motor era del tipo 10A (491 cc de desplazamiento en cada cámara) y desarrollaba 110 CV. Estaba equipado con unas juntas apicales de nuevo desarrollo fabricadas en pirografito, un material de carbono de alta resistencia, y aluminio sinterizado mediante un proceso especial. Esta junta apical era el resultado del trabajo de desarrollo realizado por Mazda de manera independiente, con durabilidades superiores a 1000 horas de pruebas en continuo. Incluso después de una prueba de conducción de 100.000 kilómetros, las juntas sólo sufrían un ligero desgaste de apenas 0,8 mm, con total ausencia de marcas de trepidación.

Mazda Cosmo Sport 110S (1967-1972)

El sistema de admisión de este biplaza tenía una configuración de puerto lateral, acoplado a un carburador de cuatro tambores y dos etapas, que mantenía estable la combustión a cualquier velocidad. En lo que respecta al sistema de encendido, cada rotor llevaba dos bujías que garantizaban una combustión estable independientemente de que el tiempo fuera frío o caluroso, en conducción urbana y en vías rápidas.

El Cosmo Sport se sometió a pruebas de conducción de 6 años de duración, durante las cuales recorrió más de 3 millones de kilómetros.

El mismo año en que salió a la venta, Mazda inscribió al Cosmo Sport en el Marathon de la route de 1968, una larga carrera de resistencia. El coche terminó en cuarta posición, por delante de poderosos competidores europeos. Su diseño futurista y su sorprendente comportamiento cautivaron la instante a los aficionados al automovilismo de todo el mundo.

El primer coche del mundo con motor rotativo de dos rotores poseía una silueta baja y aerodinámica y, el diseño futurista de su carrocería, sacaba provecho del compacto motor rotativo y definía el comienzo de la era del motor rotativo, entusiasmando a todo el mundo.

En julio de 1968 salió a la venta la versión mejorada del Cosmo Sport con un motor rotativo 128 CV L10B perfeccionado y una distancia entre ejes ampliada en 150 mm. Su velocidad máxima de 200 Km/h y una aceleración que le permitía recorrer 400 m en 15,8 segundos saliendo de parado, enfervorizaron a los aficionados al automovilismo de todo el mundo. A lo largo de cinco años se fabricaron un total de 1.176 unidades.

 

Especificaciones principales:

  • Longitud × Anchura × Altura: 4.140 ×1.595 ×1.165 mm
  • Distancia entre ejes: 2.200 mm
  • Ancho de vía (delantero/trasero): 1.250/1.240 mm
  • Peso del vehículo: 940 kg
  • Asientos: 2
  • Tipo de motor: 10A
  • Cilindrada: 491cc×2
  • Potencia máxima: 110 CV/7.000 rpm
  • Par máximo: 13,3 kgm/3.500 rpm (JIS bruto)
  • Velocidad máxima: 185 km/h
  • Transmisión: Manual 4 velocidades

 

El Cosmo Sport 110S de competición

Tras haber anunciado el Cosmo Sport, el primer coche del mundo con motor rotativo producido en serie, Mazda tenía mucho interés en participar en competiciones de automovilismo, con el convencimiento de que los amantes de los deportes de motor se sentirían enormemente atraídos por las altas prestaciones, fiabilidad y durabilidad de los motores rotativos; pero en la etapa inicial de su desarrollo hubo que concentrarse de forma intensiva en la investigación para completar el motor rotativo, y la participación en los acontecimientos automovilísticos no constituía una prioridad. 

No obstante, en 1964 se organizó un equipo Mazda a pequeña escala y se empezó a competir en carreras internacionales en el sureste de Asia. Mazda pronto se dio a conocer como uno de los fabricantes de automóviles más entusiastas en el deporte de motor. 

Mazda Cosmo Sport 110S (1967-1972)

Hasta la llegada de Mazda nunca había competido en una carrera ningún coche con motor rotativo, y se eligió un encuentro internacional celebrado en Europa el 21 de agosto de 1968 para el debut del Cosmo Sport en las carreras. Aquella carrera de 84 horas se llamaba el Maratón de la Route y se celebró en el circuito de Nürburgring, en Alemania, país de origen del motor rotativo Wankel. La carrera era extremadamente dura: todos los coches tenían que estar funcionando a plena potencia durante cuatro días enteros.

Se inscribieron dos Cosmo Sport adaptados para la carrera de resistencia. Sus motores rotativos 10A se habían modificado para acentuar la fiabilidad y durabilidad y la potencia máxima estaba limitada a sólo 130 CV/7.000 rpm.

Cuando empezó la carrera se pusieron en cabeza dos Porsches y un Lancia, seguidos por los dos Cosmo Sport. El equipo Mazda siguió luchando denodadamente, a pesar de que uno de ellos se vio obligado a retirarse en la hora 81 tras perder un neumático debido a problemas en el eje trasero; el otro completó las 84 horas de la carrera y llegó el cuarto. Este resultado sorprendió y conmovió a los aficionados al automovilismo de todo el mundo y consagró la reputación de motor rotativo.

 

 
 

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 

Comenta nuestra noticia o artículo


Colabora o contacta con nosotros

¿Has visto algún error? Ponte en contacto con nuestros webmasters  |  ¿Quieres publicitarte? Contacta con nuestro departamento de Publicidad.
¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Contacta con Motor 66.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política